29 enero, 2011

Los cuadernos de Coleridge


La poesía nos hace sensibles a los sentimientos artificiales y nos endurece frente a los verdaderos.


¿Sus versos? En escribirlos tarda menos que su editor en publicarlos, tarda lo mismo que nosotros en leerlos y tarda más que nosotros en olvidarlos.


Los príncipes, al permanecer inmóviles, dan la impresión de avanzar; lo mismo que la luna con las nubes.


Vivió como alguien que nunca pensó en morir.
Murió como alguien que nunca pensó en vivir.


Se puede adivinar el mal secreto de muchos hombres al observar donde ponen sus manos cuando se extravían en sus pensamientos o las posturas que adoptan al dormir.


Extractos de los cuadernos de trabajo de Samuel Taylor Coleridge (1772-1834).~



1 comentario:

Chimista dijo...

Coleridge es un poeta impresionante. Me asombra la habilidad que tienen los románticos ingleses para teorizar, como quien no quiere la cosa, sobre poesía y, al tiempo, conseguir poemas perfectos en los que no se aprecia esa reflexión teórica. La primera de las anotaciones encierra todo un mundo: la esencia de lo literario. Gracias por compartirla con tus lectores. Un saludo.