27 enero, 2011

Terreno firme

BORGES y BIOY


Un periodista español, al ver a los incendiarios de las iglesias en sus tareas, les preguntó: "¿Vosotros por qué quemáis iglesias?". Lo preguntó por curiosidad profesional y porque pensaba que ellos debían saberlo; muy pronto creyó oír frases en que lo trataban de coso y juzgó probable que procedieran a incendiarlo a él; entonces tuvo una ocurrencia que lo salvó; preguntó: "¿Por qué quemáis las iglesias y no a los curas?". Los incendiarios pasaron a las explicaciones y a las excusas: "Y, señor, llegamos tarde". Feliz de pisar de nuevo en terreno firme y para afianzarse del todo, el español improvisó unos consejos para que sus nuevos amigos lograran mayor eficacia en lo que hacían.

Adolfo Bioy Casares, "Borges".
(Los incendiarios son los que actuaron tras los bombardeos contra Perón en Plaza de Mayo, en junio de 1955, en medio del conflicto entre la iglesia y el estado.)

2 comentarios:

Gerardo (Gervasium) dijo...

Este cuento perfecto también está en el "Borges" de Bioy, en la página 423, si anoté bien. Ojalá que les guste. Saludos.

El rey David llamó a un joyero y le pidió que le hiciera un anillo, un anillo que le recordara, en los momentos de júbilo, que no debía ensoberbecerse, y, en los momentos de tristeza, que no debía abatirse. “¿Cómo lo haré?”, preguntó el hombre. “Tú lo sabrás”, -contestó el rey-. Para eso eres artífice.” El joyero salió a la calle. Un joven le preguntó: “Anciano, ¿qué te atormenta?”. El joyero contestó: “El rey me ha encargado un anillo” y explicó todo. “Eso es fácil –declaró el joven-. Fabrica un anillo de oro, con la inscripción: Esto también pasará.” Así lo hizo el joyero y llevó el anillo al rey, quien le preguntó: “¿Cómo se te ha ocurrido esto?” “No se me ha ocurrido a mí, sino a un joven, que era así y así”, contestó el joyero. “Ah –exclamó el rey-, ese joven es mi hijo Salomón.”

Eduardo Berti dijo...

Sí, es excelente. Muchas gracias, Gerardo!