20 enero, 2011

Robots


Gran coleccionista de arte contemporáneo, vicepresidente del Palais de Tokio en París, Pierre Cornette de Saint Cyr no sólo posee una impresionante colección de robots sino que la exhibe en un libro que trae las fotos de buena parte de ella ("Los robots", publicado en Francia por la editorial Chêne) y que reflexiona también sobre el tema.

La palabra "robot" es de origen eslavo, significa "trabajo forzado", y fue empleada por primera vez (con el sentido que hoy se conoce) en 1920 por el escritor y dramaturgo checo Karel Capek, en su obra teatral "R.U.R." (Los Robots universales de Rossum). En cuanto al término "robótica", se dice que fue acuñado por el escritor de ciencia ficción Isaac Asimov en su novela "Runaround" (1942).

Según Saint Cyr existen, a grandes rasgos, dos clases de robots: los "robots-máquinas" propios de las novelas de Asimov y los robots "que representan la conquista espacial". En cuanto al mito del robot-villano que se rebela contra el hombre, cabe recordar las "Tres leyes de robótica" que redactó el mismo Asimov para reducir el potencial peligro que éstos representan para la humanidad:

1) Ningún robot causará daño a un ser humano o permitirá, con su inacción, que un ser humano sufra daño;

2) todo robot obedecerá las órdenes que le den los seres humanos, a menos que esas órdenes entren en conflicto con la primera ley;

3) todo robot debe proteger su propia existencia, siempre que esa protección no entre en conflicto con la primera o la segunda ley.

Algunas frases recopiladas por el propio Saint Cyr en su libro, escrito en colaboración con el periodista Stéphane Calvo:

1.

¿Qué ocurriría si la humanidad abandonase el planeta y se olvidara de desconectar el último robot?
Andrew Stanton, director y guionista de cine.


2.

Si los robots se humanizan, por el contrario ¿los seres humanos se robotizan?
Paul Guth, escritor


3.

Un robot no es exactamente una máquina. Un robot es una máquina fabricada para imitar lo mejor posible al ser humano.
Isaac Asimov, escritor


4.

El hombre no sólo tiene la posibilidad de pensar, sino también de saber que piensa. Esto es lo que lo distinguirá del robot más perfecto que se pueda fabricar.
Jean Delumeau, historiador


5.

El peligro en el pasado era que los hombres se volvieran esclavos. El peligro en el futuro será que se vuelvan robots.
Erich Fromm, psicoanalista