17 febrero, 2009

Máximas mínimas

Sólo el autor teatral posee valor bastante para equivocarse en público.

La Historia es la mentira encuadernada.

La principal virtud del trabajo es la de hacer olvidar que se vive.

El murciélago es trapecista del día y avión de la noche.



El amor es una comedia en un acto : el sexual.

Al amor, al baño y a la tumba se debe ir desnudo.

La belleza de la mujer fracasa en el codo.

Existen personas que llaman destino a sus equivocaciones.



Enrique Jardiel Poncela, «Máximas mínimas y otros aforismos». Edición de Fernando Valls y David Roas (Edhasa, 2000)