15 marzo, 2008

Escritores contra escritores



En su libro "Escritores contra escritores", Albert Angelo se encarga de recopilar algunos improperios y ataques memorables.


“¿No te das cuenta, Dwight, de que no tienes nada que decir, sólo que añadir?” (Gore Vidal contra Dwight MacDonald).

“Tenía una mente tan perfecta que ninguna idea podía profanarla” (T.S. Eliot contra Henry James).

“Goethe es el genio más grande que ha existido en un siglo, y el imbécil más grande que ha existido en tres” (Carlyle contra Goethe).

“Inaguantable” (Valle-Inclán contra Góngora).

“Aprecio mucho a Freud como autor cómico” (Nabokov contra Freud).

“Azorín escribe cobarde” (Francisco Umbral).

“Si me fuera de copas con Isabel Allende no cambiaría mi opinión sobre ella porque ni en mis peores borracheras he perdido cierta lucidez mínima, un sentido de la prosodia y del ritmo, un cierto rechazo ante el plagio, la mediocridad o el silencio” (Roberto Bolaño)

“Hace treinta años que no lo leo. Es un pelmazo. Y me tiene sin cuidado que le hayan dado el Nobel o no” (Sánchez Ferlosio contra Cela).

“Su conversación es demasiado anecdótica; se parece demasiado poco al pensamiento” (Borges contra Ernesto Sábato).

“Italia no tiene escritores sino escribanos, como el imbécil del tal Petigrelli, el tonto furibundo de Marinetti y el tonto estético de D’Annunzio, con su cortejo de frases con miriñaques y crinolinas” (Vicente Huidobro contra los escritores italianos).

“Su estilo es despreciable, pero eso no es lo peor de él” (Coleridge contra Gibbon).~


Extractos del libro de Albert Angelo: "Escritores contra escritores" (El Aleph, 2006)

5 comentarios:

Magda dijo...

Lo que dice Bolaño es fuerte, pero me gusta (y es sorprendente las ventas que tienen los libros de Isabel Allende, y la publicidad sin fin que poseen). Y lo que dice Nabokov, vaya...

Esto de escritores contra escritores (y no solo escritores, también entre críticos literarios, ensayistas, en el mundo literario en general) parece ser que ha sido, es y será.

En un artículo de Rodrigo Fresán, publicado en mayo de 2006 en Página/12, comenta sobre un libro que habla sobre esa "fiesta inolvidable" donde se reunen: Serge Diaghilev, James Joyce, Pablo Picasso, Marcel Proust e Igor Stravinsky. Parece que fue una noche irrepetible y sumamente complicada...

Dejo una nota que también habla sobre estas disputas. La ficción se queda corta.

humanoide dijo...

Cuando una personalidad se enfrenta a otra, a veces creo que se guardan cariño.

Creo que si de verdad no se soportaran, ni se tomarían la molestia de hablar mal de ellos.

No sé.

Es como cuando Nietzsche habla mal de Wagner. Al final, uno termina dándose cuenta que le gusta.

Interesantísimo el libro, la verdad...

Un saludo.

FRANCO dijo...

El libro, más bien, debería llamarse "egos gigantes contra egos más grandes"

Eduardo Berti dijo...

Sí, Franco, es verdad!
Un abrazo.

Patricia Miranda dijo...

profano o imortal!? ......... cada ataque es una lucha contra la palabra!! ..... gracias por este post! ........... un abrazo y mi fidelidad blogera ......