27 marzo, 2008

Famosas primeras palabras


A propósito de Amos Oz y las primeras líneas de las obras literarias (ver mi entrada del lunes pasado), todos los escritores solemos tener nuestros inicios de novela (o de relato) favoritos.

Algunos de mis preferidos son: “¿Encontraría a La Maga?” ("Rayuela", Julio Cortázar); “Hoy, en esta isla, ha ocurrido un milagro” ("La invención de Morel", Adolfo Bioy Casares), además de otros tanto o más famosos como el de "El buen soldado" de Ford Madox Ford ("Esta es la historia más triste que jamás he leído") y el de "Anna Karenina" de Tolstoi ("Todas la familias felices se parecen"), u otros acaso menos conocidos, como el de " The Go-Between » de L. P. Hartley: « El pasado es un país extranjero donde las cosas se hacen de modo diferente ».

Los editores del "American Book Review", entre tanto, confeccionaron hace ya tiempo una especie de ranking con los 100 mejores inicios de novelas. Estos rankings suelen ser algo irritantes, por lo común, pero en este caso la iniciativa permite recordar algunas primeras frases realmente interesantes.

En primer lugar, los editores de la revista colocaron a “Pueden llamarme Ismael” o “Llámenme Ismael” o "Llamádme Ismael" (Herman Melville, “Moby Dick”) y en segundo lugar figura “"Es una verdad reconocida universalmente que un hombre soltero, en posesión de una buena fortuna, debe estar en busca de una esposa" (Jane Austen, “Orgullo y prejuicio”).

Tercer puesto: "Llega un grito a través del cielo" (Thomas Pynchon: "El arco iris de gravedad"). Cuarto: "Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo" (Gabriel García Márquez: “Cien años de soledad”). Quinto: “Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas” (Vladimir Nabokov: “Lolita”)

Otros comienzos famosos nutren la lista. Por ejemplo: “Estás a punto de empezar a leer la nueva novela de Italo Calvino: Si una noche de invierno un viajero” (obviamente “Si una noche de invierno un viajero”, de Italo Calvino) ocupa el puesto catorce (con todo lo arbitrario y absurdo de estos listados). Y “Hoy murió mamá” o en su defecto “Hoy ha muerto mamá” (Albert Camus, “El extranjero”) figura en el puesto vigésimo octavo.~

2 comentarios:

Tomás David dijo...

"Confieso que la primera vez que vi a Charles Strickland no encontré en él nada que no fuera vulgar."

La luna y seis peniques. W.S. Maugham. Porrúa.

Alexavenger dijo...

Ayer soplaba un viento conocido. Un viento que ya me habia encontrado.

Agota Kristof- Ayer