19 febrero, 2008

La novela según Bierce


Novela, s. (En inglés, romance, novela de aventuras más o menos fantásticas. por oposición a "novel", novela realista ). Cuento inflado. Especie de composición que guarda con la literatura la misma relación que el panorama guarda con el arte. Como es demasiado larga para leer de un tirón, las impresiones producidas por sus partes sucesivas son sucesivamente borradas, como en un panorama. La unidad, la totalidad del efecto, es imposible porque aparte de las escasas páginas que se leen al final, todo lo que queda en la mente es el simple argumento de lo ocurrido antes. La novela realista es al relato fantástico lo que la fotografía es a la pintura. Su principio básico, la verosimilitud, corresponde a la realidad literal de la fotografía, y la ubica dentro del periodismo; mientras que la libertad del relato fantástico no tiene más límites que la imaginación del narrador. Los tres principios esenciales del arte literario son imaginación, imaginación e imaginación. El arte de escribir novelas, en la medida en que pudo llamarse arte, ha muerto hace mucho en todo el mundo, salvo en Rusia, donde es nuevo. Paz tengan sus cenizas... algunas de las cuales aún se venden mucho.

Novela fantástica, s. Obra de ficción que no rinde pleitesía al Dios de las Cosas que Son. En la novela, el pensamiento del escritor está atado a la verosimilitud, como un caballo al palenque, pero en la novela fantástica se pasea a voluntad por todo el reino de la imaginación, libre, sin ley, sin rienda ni freno. Nuestro novelista es una pobre criatura (como diría Carlyle), un simple reportero. Puede inventar los personajes y la trama, pero no imaginar algo que no pueda ocurrir, aunque toda su narración sea una candorosa mentira. Por qué se impone esta dura condición y "arrastra a cada paso una cadena cada vez más larga", que él mismo ha forjado, es algo que tratará de explicarnos en diez volúmenes, sin iluminar en absoluto su negra y absoluta ignorancia en la materia. Hay grandes novelas, porque grandes escritores han desperdiciado su talento para escribirlas, pero lo cierto es que la ficción más fascinante que existe sigue siendo "Las mil y Una Noches".~


Ambrose Bierce, “El diccionario del Diablo”

4 comentarios:

Lucía Bubok dijo...

Es curioso que definiciones que se dieron hace algo más de un siglo sigan siendo un referente hoy día, sobre todo por la verosimilitud que siguen guardando en el s.XXI.
Es importante no dejar caer en el olvido a determinados autores, por la trascendencia que han tenido o siguen teniendo. Algunos se llevaron cualquier resquicio de recuerdo al morir. Sin embargo, es fantástico que sigamos estudiando a determinados personajes. Uno de los últimos que he conocido ha sido Nipho, un precursor del periodismo moderno, creador de múltiples periódicos y al que estoy empezando a admirar... aún cuando supe de su existencia hace tan sólo unos meses...
Buen post, hasta pronto.
Lucía.

Anónimo dijo...

La novela como "cuento inflado"...
Muy pocas veces se define la novela a partir del cuento...
Gracias por esta excepcion!

Emilie

Eduardo Berti dijo...

Es muy cierto! Siempre se define, al revés, el cuento a partir de la novela.

Yemira Maguiña dijo...

Gracias por postear esta definición, me ha resultado muy interesante.

Yemira C M M C