04 febrero, 2012

Valía

Nuestros folletinistas firman todos con seudónimo. ¿Es posible que sus nombres contengan algo tan valioso, que es necesario esconderlos tan cuidadosamente de la vergüenza bajo seudónimos?

"Cuaderno de notas" de Fiódor Dostoievski, incluido en
Diario de un escritor (edición de Paul Viejo)

1 comentario:

Ivana dijo...

Genial el maestro.