26 mayo, 2009

Tópicos


Otra de las líneas o constantes que hay en el “Diccionario de lugares comunes” de Gustave Flaubert son los tópicos o clichés lingüísticos. Sobre todo lo que podríamos llamar pares estereotipados de sustantivo-adjetivo.

Un listado, incompleto pero significativo, de los ejemplos que da Flaubert:

Almejas.- Siempre indigestas.
Almirante.- Siempre valiente.
Ambición.- Siempre precedida de loca, cuando no es noble.
Asesino.- Siempre cobarde, incluso cuando ha sido intrépido y audaz.
Calvicie.- Siempre precoz.
Candor.- Siempre adorable.
Cerrado.- Siempre precedido de herméticamente.
Crítico.- Siempre eminente.
Espíritu.- Siempre seguido de chispeante.
Felicitaciones.- Siempre sinceras, corteses, cordiales, etc.
Firme.- Siempre seguido de "como una roca".
Fuerza.- Siempre hercúlea.
Hipótesis.- Con frecuencia peligrosa, siempre arriesgada.
Imaginación.- Siempre viva.
Matorral.- Siempre sombrío e impenetrable.
Navegante.- Siempre intrépido.
Obrero.- Siempre honrado, cuando no provoca motines.
Principios.- Siempre indiscutibles.
Saludos.-. Siempre afectuosos.

Casi lo mismo podría hacerse a partir de ciertos textos que salen publicados en los periódicos. Alguna vez, en un taller de escritura, propuse el ejercicio de encontrar el o los adjetivos tópicos para una serie de sustantivos: "sentido pésame", "cobarde agresión", "labios sensuales", etcétera. No sólo fue un momento de diversión, sino también (eso espero) de reflexión sobre ciertos automatismos peligrosos para la literatura.

3 comentarios:

Maguila dijo...

Otro ejercicio interesante es el de hacer cruce de adjetivos y sustantivos a partir de esos esos pares de lugares comunes por ejemplo: "labios cobardes" y "sensual agresión", además de romper el esquema de ese automatismo, el ejercicio puede brindarnos algunas ideas interesantes para laburar una metáfora.
Saludos

Eduardo Berti dijo...

Sí, señor! Un saludo.

Carolina Andújar Córdoba dijo...

¡Qué buen tema! Me hizo reír la de "obrero".