27 marzo, 2009

Poe según Stephen King


Tras el homenaje a Edgar Allan Poe publicado por Páginas de Espuma, y en el que varios escritores hispanoamericanos comentan los cuentos en traducción de Julio Cortázar, ahora es un nuevo sello editorial (Mosaico) el que celebra el bicentenario del nacimiento de Poe con un libro ("A la sombra del maestro") en el que varios de sus relatos clásicos son comentados por 16 escritores de la "Mystery Writers of America"
, entre ellos Stephen King, Lawrence Block, Sue Grafton, Sara Paretsky, Jan Burke y Michael Connelly, también responsable de la edición.


El libro será editado en abril. Un fragmento del texto de Stephen King, quien se refiere a "El corazón delator":

"En mis apariciones públicas, con frecuencia - no, siempre - me preguntan qué me da miedo. Mi respuesta es que casi todo, desde los ascensores rápidos en los edificios muy altos hasta la idea de un fanático suelto con un maletín lleno de armas nucleares en una de las grandes ciudades del mundo. Pero si la pregunta es más concreta: "¿Qué obras literarias le han dado miedo?", siempre se me ocurren dos: "El señor de las moscas", de William Golding, y "El corazón delator", de Edgar Allan Poe.

La mayoría de la gente sabe que Poe inventó la narración detectivesca moderna ( el Sherlock Holmes de Conan Doyle es un muchos sentidos el mismo detective que C. Auguste Dupin, de Poe ), pero pocos saben que también creó la primera obra de psicopatía criminal con "El corazón delator", un cuento que publicó en 1843. Muchos grandes escritores de ficción criminal del siglo XX, desde Jim Thompson y John D. MacDonald hasta Thomas Harris, son hijos de Poe.
Los detalles del cuento son suficientemente espantosos como para provocar pesadillas ( el descuartizamiento del cuerpo, por ejemplo, o el único grito en la muerte del viejo ), pero el terror que permanece - y la genialidad del cuento- está en la superficialmente razonable voz del narrador. Nunca recibe un nombre, y eso es acertado, porque no tenemos ni idea de cómo escogió a su víctima, o qué le condujo al crimen. (...) La alegre risa del narrador ( "Todo ha ido a parar a un cubo, ja, ja!" ) nos dice todo lo que necesitamos saber. He aquí una criatura que parece un hombre pero que en realidad pertenece a otra especie. Eso da miedo. Lo que eleva este cuento hasta más allá del simple miedo y al reino de lo genial es que Poe previó la oscuridad de generaciones que estaban muy lejos de la suya. La nuestra, por ejemplo.


No hay comentarios: