14 marzo, 2009

José Bergamín


En la Argentina hoy se lee poco y nada a José Bergamín (1895-1983), original poeta español, autor de libros como La cabeza a pájaros o El cohete y la estrella, apasionado de las corridas de toros e incansable inventor de aforismos como:


La sensualidad sin amor es pecado; el amor sin sensualidad es peor que pecado.

El valor espera; el miedo va a buscar.

El que se emborracha en la paz es un cobarde. El que se emborracha en la guerra, sigue siendo un cobarde.

El monstruo en su laberinto; y el tonto en su lío

El toreo es un doble ejercicio físico metafísico de integración espiritual en el que se valora el significado de lo humano heroicamente o puramente: en cuerpo y alma, aparentemente inmortal.

El aforismo es una dimensión figurativa del pensamiento: su sola dimensión.

Detrás de un patriota hay siempre un comerciante.

Cuando se tiene la "cabeza a pájaros" hay que andarse con "pies de plomo".

Es admirable todo lo que hacen las hormigas para perder el tiempo.

Si me hubieran hecho objeto sería objetivo, pero me hicieron sujeto.~

5 comentarios:

Rui Manuel Amaral dijo...

Excelente.

Zeberio Zato dijo...

Me encanta José Bergamín.

Presidente de la Asociación de Intelectuales Antifascistas, editor de libros de Alberti, Lorca, Salinas, genial maestro universitario y enemigo número uno del régimen de Franco.

Cuando Franco le dejó volver a España, dijo: EBergamín es un ejemplo de un español que sabe perder. Su respuesta fue: Franco es el ejemplo de un español que no sabe ganar.

Fraga le volvió a echar del país.

Gracias por esta recopilación.

Eduardo Berti dijo...

Y gracias a ti por tus comentarios. Un abrazo.

anarodriguezfischer dijo...

Las fronteras infernales de la poesía (en Taurus) era todo un ensayo clásico y una magnífica puerta de entrada a nuestra mejor literatura.
Los coqueteos abertzales del último Bergamín aún le siguen pasando factura.
¡Schade!

anarodriguezfischer dijo...

¡Bravo por Bergamín!
Su ensayo "Fronteras infernales de la poesía" (en taurus) es 8o fue) un clásico para mi generación.
Lástima que aún siga pagando los coqueteos abertzales de sus últimos años.
A.