26 septiembre, 2009

La venganza de los fantasmas


El rey Xuan, de Zhou, condenó a muerte a su ministro Du Bo pese a que éste era inocente. Du Bo se dijo: “El rey ha decidido ajusticiarme pese a que soy inocente. Si el hombre pierde la conciencia tras su muerte, todo se ha acabado. Pero yo conservaré la conciencia tras mi muerte y en tres años se lo haré saber al rey”. A los tres años, el rey Xuan dio cita a los señores feudales en Putian. Había cientos de coches. Había miles de personas. Al caer el sol apareció Du Bo, vestido de rojo y con un birrete en la cabeza. Iba en una carroza tirada por un caballo blanco; blandía un arco rojo y unas flechas rojas. Se aproximó al rey Xuan y disparó. La flecha atravesó el corazón del rey, que cayó de espaldas y falleció. Quienes estaban allí presenciaron el hecho, que luego fue registrado en los anales. Los soberanos se sirvieron del caso para educar a sus ministros, los padres se sirvieron de él para prevenir a sus hijos. “Es importante tener cuidado y respeto”, decían. “Quienes matan a un inocente serán pronto visitados por la desgracia y castigados por los fantasmas”. A juzgar por todo esto,
¿cómo poner en duda la existencia de fantasmas?


Mo Tzu, "Libro de Mo"

También conocido como Señor Mo o Mozi, este filósofo chino vivió entre el 479 AC y el 372 DC. Se lo conoce, ante todo, por haber fundado una escuela de pensamiento que se distanció tanto del taoísmo como del confucionismo.



1 comentario:

Ariel dijo...

Está muy bueno! Gracias por publicarlo, Berti. Salud.