27 septiembre, 2009

Llegada

El objetivo de una traducción no es exhibir la erudición de su autor, ni su conocimiento del idioma de origen, que son por cierto condiciones necesarias pero no suficientes para emprender el trabajo, sino incorporar un texto viviente a la lengua de llegada.


Juan José Saer, "Trabajos"

1 comentario:

Gervasium dijo...

Es una de las verdades sobre la traducción: una obra vertida a otro idioma debe tener un valor propio, de obra independiente.