24 septiembre, 2009

El placer en Ulud



En estas islas impera una costumbre asombrosa: los Dioses les niegan a los hombres y también a las mujeres el derecho de conocer dos veces el placer físico con el mismo compañero. De esta manera, las parejas se hacen y se deshacen casi al mismo tiempo, y todos deben vagabundear de atolón en atolón en busca de un nuevo compañero sexual; por eso la modestia me conduce a pensar que debemos nuestro éxito con las mujeres de Ulud más a la rareza de lo nuevo que al poderío de nuestra seducción.

Ocurre, de vez en cuando, al cabo de tantos cuerpos, tantas pieles y tantos rostros, que uno ya no se acuerda muy bien, que se instala una duda sobre lo novedoso de la relación. La cópula es estonces autorizada, ya que se supone que los Dioses también han olvidado.

Hemos encontrado, no obstante, ciertas parejas que están públicamente juntas desde hace años. Ellas viven en la abstinencia total o, más usual todavía, simulan tanto uno como el otro, durante el acto sexual, una absoluta falta de placer.


Hervé Le Tellier ("Cités de mémoire")




No hay comentarios: