16 diciembre, 2007

Cinco libros: Leopoldo Brizuela


Estoy pidiéndole a diversos escritores y artistas que recomienden cinco libros de ficción a los lectores de este blog y por qué no, de paso, al autor del mismo. No se trata, para nada, de un ránking ni mucho menos de una lista canónica. Se trata, más bien, de cinco libros que repentinamente ellos quieran proponer y compartir con los demás.



El voto de Leopoldo Brizuela:




El bosque de la noche, de Djuna Barnes. Nadie sabe más de la pasión, de la
soledad de la pasión, del dolor de la soledad de la pasión. Cada personaje es una gema extraña, facetada con una técnica única. Cada frase una filigrana irónica y sangrante y atroz.



El libro de los seres imaginarios
, de Jorge Luis Borges. Cuando ya había escrito lo más importante de su obra, Borges, que acaso nunca escribió de una manera más prieta, más límpida, más precisa, Borges se aplicó a escribir este catálogo único y aparentemente inútil. Con profundo sentido de justicia, equiparando el genio de Kafka con el genio de los diversos "folklores" (Genio es la capacidad de crear mitos, según Steiner), hace, contagiando su pasión, un homenaje a la imaginación, lo que mejor nos refleja.


Poesías completas
, Sophia de Melo Breyner. Claramente enclavada en su tradición, la de Camoes, la de Pessoa, que artistas menores que ella parecieron agotar con clisés y estereotipos, Sophia de Melo funda una poesía donde cada palabra, como ella misma lo desea en un poema, parece insólitamente nueva, como si estuviera, en ese momento, creando el mar, la luz del mar, "la playa primera de la vida".


Grandes esperanzas, de Charles Dickens. "Uno siente que Chejov nos quería", dice Vlady Kociancich. Pero la felicidad, la felicidad de Dickens, que bien puede convivir con el dolor y con la valentía de mirar las propias miserias, es una de las felicidades que conocí en mi propia vida. Su abrumadora alegría de estar escribiendo una novela, de ir comprendiendo al escribir, de sentir que el hecho de dar -felicidad, literatura- justifica su propia vida. Grandes esperanzas, es además, la más moderna y argentina de sus novelas.


El pasado
, de Alan Pauls. Con este libro espléndido, algo hizo pie por fin en el gran naufragio, en la tormenta argentina. Ningún novelista escribe solo. Aun cuando seamos tan distintos de su autor como pueda imaginarse, y aunque queramos escribir novelas muy distintas, ya no nos sentimos extranjeros. Ahora, aquí, todos tenemos un pasado.~


Leopoldo Brizuela (argentino) es autor, entre otros libros, de Tejiendo agua, Premio Fortabat de Novela, Inglaterra: Una fábula, Premio Clarín, El placer de la cautiva y Los que llegamos más lejos.

No hay comentarios: