20 octubre, 2011

Premio Emecé 2011



El escritor Eduardo Berti, autor de obras como "Agua" o "Todos los Funes", resultó ganador del Premio Emecé de Novela 2011 con "El país imaginado", una historia ambientada en China durante los años 40 que retrata la rebelión de una adolescente frente a los mandatos y la tradiciones de la cultura ancestral a la que pertenece.

El jurado integrado por los escritores Claudia Piñeiro, Pedro Mairal y Leopoldo Brizuela eligió por unanimidad la obra de Berti, que junto a los 30.000 pesos que otorga el galardón tendrá la posibilidad de ver publicado el libro el mes que viene.

“El país imaginado es, más que ninguna otra cosa, una novela bella. Bella por su prosa, por el mundo en el que nos permite sumergirnos, por los personajes que nos presenta. Con una escritura impecable, Berti nos cuenta una historia que no nos será posible olvidar. Una de esas que acompañan para siempre”, sostiene
Piñeiro en su fundamentación del fallo.

"Desde la primera línea, quedamos presos del encanto de una voz inolvidable, segura y delicada a la vez, intensamente conmovedora; y vamos recibiendo el regalo de un mundo y de una historia extraordinaria, como si escucháramos, de pronto, el más inesperado y hermoso de nuestros propios secretos", asegura por su parte Brizuela.

Nacido en Buenos Aires en 1964, Berti porta una trayectoria literaria que lo ha hecho conocido tanto en el periodismo como en la literatura: en 1994 publicó su primer libro de cuentos, "Los pájaros, al que siguieron las novelas "Agua" (1997) y "La mujer de Wakefield" (1999), esta última finalista del prestigioso premio Fémina de Francia al mejor libro extranjero del año.

El escritor se radicó en París en 1998 y desde allí lanzó "La vida imposible", cuya traducción al francés recibió el premio Libralire-Fernando Aguirre. Dos años más tarde llegó "Todos los Funes", novela finalista del Premio Herralde, votada como uno de los libros del año por el Times Literary Supplement y traducida al coreano y al francés.

A tono con la versatilidad de registros y escenarios que despuntan en su narrativa, el escritor decidió ambientar su historia en un pequeño pueblo chino en el que a mediados de la década del 30 sobreviven un puñado de arraigadas tradiciones que poco después serán puestas en crisis por la revolución maoísta.

"El país imaginado", que transcurre en los años previos al conflicto bélico que enfrentó a China y Japón entre 1097 y 1945 en el marco de la Segunda Guerra Mundial, relata las transformaciones de una familia tradicionalista a partir de la agonía de la abuela, eje emocional y mental de toda la casta.

"En general yo empiezo a construir un libro a partir de una idea, una situación o un personaje. En este caso yo tenía una mezcla de esos disparadores: por un lado el personaje de una chica de 14 años que se convirtió en la narradora y por otro lado una serie de situaciones que me fueron llevando a situar la historia en un otra época y otro país", explica Berti a Télam en diálogo telefónico desde España.

"La novela cuenta básicamente una historia familiar de amor e idolatría en la que esta chica ve como tanto en su caso como en el de su hermano el horizonte está atravesado por toda una cultura de sujeción filial y obediencia a los padres muy fuerte, frente a la cual intenta rebelarse", relata.

Mientras el jefe de la familia emprende la búsqueda de candidatos matrimoniales para sus dos hijos, la protagonista de la historia conoce a Xiaomei, la hija de un vendedor de pájaros con la que establece un vínculo que se tornará decisivo en el desenlace de la novela.

A partir de esas líneas argumentales, la obra retrata las tensiones de una sociedad que se encuentra en un punto bisagra de su historia: "Se ve claramente el punto límite en el que las viejas tradiciones entran en contacto con nuevos fenómenos asociados al cine y a las modas", apunta Berti.

El escritor, autor de diversas antologías -entre ellas "Galaxia Borges" (2007, con Edgardo Cozarinsky) y "Nouvelles" (2006), una antología del nuevo cuento francés- sostiene que "El país imaginado" se inscribe dentro de una genealogía que la emparenta con la literatura clásica.

"La protagonista de la novela, de hecho, tiene todo los componentes de la heroína clásica del género: es una chica que trata de imponer su subjetividad y de enfrentarse a los mandatos, algo que la emparenta con la tradición de `Clarisa, la historia de una joven dama` (del escritor inglés Samuel Richardson)" indica Berti.

"La vida de la protagonista se ve también muy afectada por la muerte de su abuela, que es quien la enseña el `nushu`, un idioma secreto que utilizaban las mujeres chinas en la antigüedad, y que consistía en enviar mensajes secretos a través del bordado en tela, ya que a ellas les estaba prohibido escribir", relata.

Berti, radicado actualmente en Madrid, estará dentro de dos semanas en Buenos Aires para presentar su libro.

(despacho de la agencia Télam)



Con El país imaginado , el escritor argentino Eduardo Berti se quedó con la edición 2011 del Premio Emecé de Novela, dotado con 30 mil pesos. Integrado por Claudia Piñeiro, Pedro Mairal y Leopoldo Brizuela –tres Premios Clarín de Novela–, el jurado la eligió por unanimidad. Berti, que desde hace tres años vive en Madrid, dijo a Clarín por teléfono que los argumentos le parecieron “muy generosos. Es muy bello cómo hablan de mi novela”.

“Desde la primera línea quedamos presos del encanto de una voz inolvidable, segura y delicada a la vez, conmovedora, y vamos recibiendo el regalo de un mundo y de una historia extraordinaria, como si escucháramos de pronto el más inesperado y hermoso de nuestros secretos”, dijo Leopoldo Brizuela de El país imaginado , elegida entre 243 obras, de las que tres llegaron desde España, México y Perú.

Un relato de amor, de amistad y de admiración, casi de idolatría. “Es la historia entre la narradora, una chica de 14 años, y otra muchacha un poco mayor”, dice Berti sobre su novela. Y agrega: “Pero es más que eso, que es apenas el corazón de la historia. También está el vínculo de la narradora con su abuela y su familia, un núcleo muy tradicional que vive en un pueblito de China. Y ella, la narradora, es como un espíritu libre”. Es el año 1933, es una época de matrimonios arreglados, en la que un padre busca candidatos para su hijos, una mujer y un varón.

Para Piñeiro, El país imaginado “es, más que ninguna otra cosa, una novela bella. Bella por su prosa, por el mundo en el que nos permite sumergirnos, por los personajes que nos presenta. Con una escritura impecable, Eduardo Berti nos cuenta una historia que no nos será posible olvidar”. Mairal dijo que el ganador muestra “cómo la flor secreta de una vida se abre paso entre las piedras más duras de la tradición”.

Berti (Buenos Aires, 1964) escribió los libros de relatos Los pájaros, La vida imposible y Lo inolvidable.

También, las novelas Agua , La mujer de Wakefield , La vida imposible , Todos los Funes , finalista del Premio Herralde, y La sombra del púgil.

Además es traductor, periodista cultural y guionista.

“Es raro no estar en el país. Espero llegar para la salida del libro, a mediados de noviembre. Desde ya que es importante que mis libros se editen en Francia o en España, pero si no los publican en la Argentina, para mí se pierde parte del sentido”, dice Berti.

(nota de Nora Viater, publicada por el diario Clarín)


La belleza de la prosa, la sensualidad narrativa y la intensidad del estilo empleado en la escritura de El país imaginado fueron sólo algunas de las virtudes que llevaron a la novela inédita de Eduardo Berti a ganar la edición número 51 del Premio Emecé, galardón que fue anunciado ayer.

"Sin lugar a dudas, es el más literario de los premios que se le puede dar a un escritor en la Argentina, porque está muy ligado a la historia de nuestra lectura. Es muy raro que una biblioteca de nuestro país no contenga un libro de esa casa editora", afirma el autor, nacido en Buenos Aires en 1964, actualmente radicado en la capital española y que es colaborador del suplemento adn de LA NACION.

La obra fue elegida entre 243 libros inéditos escritos por autores de España, Perú, México y la Argentina.

La novela de Berti, quien se hizo conocido tras el éxito de Los pájaros (1994), su primera publicación, está ambientada en la China provinciana y tradicionalista de la década de 1930, donde, a pesar de la inminencia de una contienda con el Imperio del Japón, la luchas que gobiernan con mayor eficacia a los personajes son las vinculadas con entuertos familiares y amorosos.

La elección del país asiático como escenario de la obra premiada sumergió al escritor en la experiencia de documentarse "en forma muy libre" sobre ese estado y aquella época, aunque, como él mismo reconoce, ni la novela persigue rigor histórico alguno ni este libro es el primero cuya acción transcurre en un país que no habitó. "Yo ya había construido otros relatos y situaciones en Portugal y en Londres, por ejemplo. Pero, en este caso, la idea que yo tenía sobre lo que quería escribir pedía que el escenario fuera China, por el atractivo que ejercieron sobre mis ganas de contar la historia en sus supersticiones, tradiciones y miedos", observa.

Sin embargo, Berti encuentra otra particularidad, acaso llamativa, en la novela: a pesar de haber sido escrita por un hombre, la historia está narrada en primera persona por una mujer china. Y esta situación, según el escritor porteño, también ayudó a ocultar sus huellas de identidad literaria ante el jurado, que no tuvo acceso el nombre del autor de las obras hasta después de haberlas leído.

"Los jurados leyeron la obra firmada con un seudónimo, con un título diferente", comenta hoy, divertido.

No obstante, el jurado, conformado por Claudia Piñeiro, Leopoldo Brizuela y Pedro Mairal, no ahorró elogios hacia Berti. "El país imaginado es, más que ninguna otra cosa, una novela bella. Bella por su prosa, por el mundo en el que nos permite sumergirnos", señaló Piñeiro.

Por su parte, Mairal destacó la "maestría del estilo exacto y suave" del libro. "Su dominio narrativo, que combina el pudor y la sensualidad, nos muestra cómo la flor secreta de una vida se abre paso entre las piedras más duras de la tradición", explicó.

Brizuela, en tanto, ponderó "el encanto de una voz inolvidable, segura, conmovedora y delicada a la vez" en el relato. "Vamos recibiendo el regalo de un mundo y de una historia extraordinaria, como si escucháramos, de pronto, el más inesperado y hermoso de nuestros propios secretos", concluyó.

La novela de Berti se publicará en la Argentina el 10 de noviembre y será presentada en Buenos Aires por el propio autor, que viajará especialmente desde España entre el 14 y el 17 del próximo mes.

(texto de Adrián Sack, publicado en el diario La Nación)

11 comentarios:

Fernando Valls dijo...

Felicidades, Eduardo, y saludos.
Fernando

Víctor dijo...

Enhorabuena, Eduardo.

Oscar dijo...

Felicitaciones Eduardo, un abrazo grande!!

Gerardo dijo...

Me enteré de esto leyendo posteos en Facebook y, claro, enseguida me vine para acá. Cuánto me alegro, Berti, se hizo justicia. Felicitaciones.

Raul Bocaccio dijo...

una alegría que te hayan premiado

Esteban Dublín dijo...

Qué extraordinaria noticia, Eduardo. Te felicito y me alegra este galardón muchísimo.

Malena dijo...

Sos un genio.

Eduardo Berti dijo...

Muchas gracias a todos por sus mensajes y sus felicitaciones. Un abrazo general y caluroso,

eduardo

Gaby dijo...

Felicitaciones Eduardo!!!! Mis cariños, hasta pronto!

El Gato dijo...

Felicitaciones por el primio, Eduardo.

Gus Nielsen dijo...

Grande, Edu!