10 julio, 2008

Soledad en compañía

No te sorprenda en nada que rechace
tu invitación
para una cena de trescientos, Néstor:
No me gusta cenar a solas.



Epigrama de Marcial (39 ó 40-102), traducido por José Emilio Pacheco.

1 comentario:

Aina dijo...

Cómo me gusta la cita y que razón más grande. Siempre es mejor una cena para dos, que una para trescientos.