06 julio, 2008

Mala boda

(EFE) Una joven italiana pidió una indemnización de 23.000 euros a la tienda que confeccionó su vestido de novia y que le arruinó su boda porque se descosió de tal manera que quedó semidesnuda ante familiares e invitados, informó hoy la agencia ANSA.


En el juicio que comenzó ayer, la novia exigió esa cantidad de dinero como resarcimiento por el incidente, que le impidió además hacerse las tradicionales fotografías de boda en una ceremonia que tuvo lugar en 2006 en la localidad italiana de Rapallo (norte).

Pocas semanas después de haberse casado, el matrimonio decidió separase.


Publicado en el "Diario de Ibiza", el 5/7/08

No hay comentarios: