15 julio, 2008

La ira de Dios


Una de las principales dificultades para ver en el terremoto de Lisboa (1755) la ira de Dios: la mayoría de las iglesias de Lisboa quedaron destruidas; el Bairro Alto, donde estaban los prostíbulos, resultó indemne.


Adolfo Bioy Casares, "De jardines ajenos"

3 comentarios:

ALbertito dijo...

Un Dios prostibulario!

Esteban Dublín dijo...

Eso es porque Dios sabe donde es que pecan realmente.

Eduardo Berti dijo...

Muy interesnate tu teoría, Esteban... Algo me dice que Bioy la hubiese aprobado con una sonrisa.