19 abril, 2012

Altas horas



A altas horas de la noche sabía lo hermoso que el día nunca podría ser.

"El sacrilegio de Alan Kent", Erskine Caldwell