05 abril, 2012

Criticar ficción



El valor definitivo de cada obra de arte radica no en su tema, sino en la forma en que se ve ese tema, en cómo se siente y se interpreta. El temperamento del escritor, su punto de vista, su facilidad para penetrar en la superficie de la fábula que narra y llegar a la inherencia que lo vincula a la vida como un todo: esos son los factores determinantes en la creación de una obra de arte. No hace falta decir que el escritor imaginativo seleccionará de manera instintiva el tema adecuado a su talento y pintará la vida desde el punto de vista que mejor le permita enfocarlo. Pero sea cual sea el tema elegido, extraerá de él elementos de belleza y mostrará el microcosmos que hay en el átomo.

(...)

El novelista deja de ser artista en el momento en que pliega a sus personajes a las exigencias de una tesis. Pero también dejará de serlo si retrata los hechos que describe sin considerar su significado moral.

Después del muy recomendable Escribir ficción, de Edith Wharton, la editorial Páginas de Espuma publica ahora Criticar ficción, de la misma autora, siempre con traducción y prólogo de Amelia Pérez de Villar.

1 comentario:

Ivana dijo...

Ojalá que este libro llegue a la Argentina.