28 diciembre, 2011

El asesino de Pushkin

PUSHKIN


Alexander Pushkin llevaba seis años casado con Natalya Goncharova, era padre de cuatro hijos, acababa de escribir La hija del capitán y empezaba a tener complicaciones de salud, cuando resolvió retar a duelo al barón Georges-Charles D'Anthès, un alsaciano residente en Rusia desde hacía tres años. Varios biógrafos de Pushkin (entre ellos Henri Troyat) sugieren que D'Anthès había intentado seducir a la mujer de Pushkin antes de casarse con la hermana de ésta, Ekaterina Goncharova. Pero el motivo oficial del duelo fue una carta insultante que Pushkin le enviara al embajador holandés, el barón Heeckeren, padre adoptivo de D'Anthès.

El duelo se celebró el 27 de enero de 1837. Herido de muerte, Pushkin murió dos días más tarde. En cuanto a D'Anthès, fue expulsado de Rusia el 19 de marzo siguiente, enviudó al tiempo de Ekaterina, vivió repartido entre París y Soultz (su pueblo de origen) y murió a los 83 años, en 1895. Alguien que alcanzó a verlo, ya bastante avejentado, cerca de su casa parisina de la avenida Montaigne, supo describirlo como "un viejo majestuoso, de aire soberbio y solitario".

D'Anthès murió en Soultz y fue enterrado al lado de Ekaterina. En El territorio del hombre, uno de sus magníficos diarios de aforismos y textos breves, Elias Canetti apunta una supuesta anécdota verídica, toda una posdata para la muerte de Pushkin: "Eschbach, que era presidente del tribunal de comercio de Estraburgo, le contó a mi amiga Madeleine C. que en su juventud visitó a un anciano que vivía en un castillo de Suiza. Este hombre, que tenía el espíritu ya un tanto confuso, le dijo un día: 'En mi juventud, cuando estaba en Rusia, maté a alguien en un duelo. Pero ya no me acuerdo quién era'. Era Pushkin".


3 comentarios:

Jose F dijo...

El apunte de Canetti me hizo recordar el remate de El procurador de Judea, resumido espléndidamente por Guillermo Cabrera Infante, a saber:

Anatole France por cierto nos dio una lección sobre qué es la memoria histórica en su cuento magistral "El procurador de Judea". Regresa a Roma Poncio Pilatos y en una fiesta romana, que ustedes pueden llamar orgía, su anfitrión le pregunta a Pilatos, que ha sido procurador en Judea, por "un judío díscolo" llamado Jesús. Pilatos, una taza de vino en la mano, la toga impecable, el peinado a lo César, piensa un momento y después dice: "¿Jesús? No he conocido a nadie de ese nombre".

http://www.letraslibres.com/revista/convivio/y-va-de-cuentos

Eduardo Berti dijo...

Excelente, Jose. No había pensando en la similitud. Un abrazo,

Eduardo

booker dijo...

Are you aware of Diario Secreto 1836-1837 by Pushkin just published in Madrid?
http://www.funambulista.net/2011/diario-secreto-1836-1837/