10 diciembre, 2011

La culpa


Ya conocemos la historia del capitán al mando del avión de observación meteorológica que volaba delante del B-29 cargado con la bomba atómica. Le detuvieron en Texas doce años después de aquel día por asaltar una oficina de correos. Se declaró no culpable argumentando perturbación mental. Un psiquiatra de la Administración de Veteranos de los Estados Unidos testificó que sus problemas mentales se derivaban del sentimiento de cupabilidad que le causaba haber participado en el bombardeo atómico de Hiroshima. Pese a haber asaltado dos oficinas de correos, el jurado no lo halló culpable. Le eximieron y eso demuestra que la humanidad entera comparte un sentimiento de culpabilidad hacia Hiroshima.

Kenzaburo Oé, "Cuadernos de Hiroshima" (Anagrama)

1 comentario:

Ivana dijo...

Grandioso. Quizás solo un japonés podía decirlo en esa forma. Me lo copio!