15 diciembre, 2011

Arriba y abajo

Embarcamos en el Mediterráneo. Es tan bellamente azul que uno no sabe cuál es el cielo y cuál el mar, por lo que en todas partes de la costa y de los barcos hay letreros que indican dónde esa arriba y dónde abajo; de otro modo uno puede confundirse. Para no ir más lejos, el otro día, nos contó el capitán, un barco se equivocó y, en lugar de seguir por el mar, la emprendió por el cielo; y como se sabe que el cielo es infinito no ha regresado aún y nadie sabe dónde está.

"Equivocación", de Karel Capek.


Incluido en la Microantología del Microrrelato III, donde la gente de Ediciones Irreventes ha tenido la amabilidad de incluir un breve cuento de mi autoría al lado de, por ejemplo, textos de escritores como Daniil Jarms, Jules Renard, Ambrose Bierce o Ariel Dorfman, además de varios autores menos conocidos.

1 comentario:

carlos de la parra dijo...

Enhorabuena maestro. Adelante con su simbología positiva que mucha falta hace por éstas épocas del final de Kali Yuga, la época de la decadencia hacia el oscurantismo de la tiranía financiera , que hoy por hoy contemplamos convulsionar en agonía.
Avancemos hacia el renacimiento de una nueva época dorada de la humanidad.
Saludos a todos los inconformes.