02 marzo, 2014

Cinco libros: María Rosa Lojo

Estoy pidiéndole a diversos escritores y artistas que recomienden cinco libros de ficción a los lectores de este blog y por qué no, de paso, al autor del mismo. No se trata, para nada, de un ránking ni mucho menos de una lista canónica. Se trata, más bien, de cinco libros que repentinamente ellos quieran proponer y compartir con los demás. 

La elección de María Rosa Lojo


RAZONES: Inolvidables, para mi poética y para mi vida. (el orden es arbitrario):
1. Luis Cernuda. La realidad y el deseo.
2. Sara Gallardo. Eisejuaz.
3. Olga Orozco. La oscuridad es otro sol.
4. Jorge Luis Borges. El Aleph.
5. Voltaire. Candide.

María Rosa Lojo nació en Buenos Aires (1954), hija de padres españoles, exiliados tras la Guerra Civil. Doctora en Letras por la Universidad de Buenos Aires, es Investigadora Principal del CONICET. Publicó cuatro libros de cuento (Marginales, Historias ocultas en la Recoleta, Amores insólitos, Cuerpos resplandecientes) y siete novelas (Canción perdida en Buenos Aires al Oeste, La pasión de los nómades, La princesa federal, Una mujer de fin de siglo, Las libres del Sur, Finisterre, Arbol de Familia). En microficción y poema en prosa publicó el álbum ilustrado O Libro das Seniguais e do único Senigual (Vigo: Galaxia, 2010), bestiario fantástico cuyas imágenes pertenecen a Leonor Beuter, y Bosque de ojos (2011), que reúne cuatro libros. Obtuvo, entre otros, el Primer Premio de Poesía de la Feria del Libro de Buenos Aires (1984), Premio del Fondo Nacional de las Artes en cuento (1985), y en novela (1986), Primer Premio Municipal de Buenos Aires “Eduardo Mallea”, en narrativa (1996), por la novela La pasión de los nómades. Recibió varios premios a la trayectoria: Premio Kónex (década 1994-2003), Premio Nacional “Esteban Echeverría” 2004, por toda su obra narrativa, la Medalla de la Hispanidad (2009), la Medalla del Bicentenario otorgada por la Ciudad de Buenos Aires (2010). Varios de sus libros de ficción han sido traducidos al inglés, italiano, francés, gallego y tailandés.