14 mayo, 2014

El revés



 Fascinado por el micorrelato "Demasiada literatura", el escritor Ezequiel Wajncer, gracias a una jugosa y reciente herencia, decide emprender un largo viaje por el mundo. La idea consiste en hospedarse, en cada lugar visitado, en la habitación 201 del hotel elegido.

Casi como el reverso de una idéntica moneda, al contrario de lo que le ocurre al protagonista de "Demasiada literatura", al llegar a los distintos hoteles de su travesía le comunican, una y otra vez, que la habitación pedida, la 201, se encuentra ocupada.

Luego de cuatro o cinco intentos fallidos, Wajncer comienza a sobornar conserjes, botones y personal vario para lograr llegar al fondo del asunto y saber quién o quiénes le prohíben gozar de su capricho literario. Después de pagar unos cuantos dólares, no importa la cantidad, no importa el hotel, se repite en distintos idiomas la respuesta que aparece en los labios del sobornado ocasional: "Quien se hospeda en la 201 es un tal David Roas".

"El revés", de Ezequiel Wajncer
Incluido en la antología 201, de la que hablaba ayer en este blog.