13 mayo, 2014

Habitación 201



La editorial Altazor acaba de editar, en Perú, una curiosa antología de microficción titulada 201. Los compiladores, José Donayre y David Roas, pidieron a 201 autores un microcuento que no excediera las 201 palabras (muchos escritores entregaron cuentos de exactamente 201 palabras, por cierto) y cuya historia ocurriese en una habitación de hotel número 201.

Hace algunos meses, David Roas explicó la idea de esta antología a los amigos de la Internacional Microcuentista, de este modo:
Todo empezó durante un viaje por Asturias en agosto de 2002. Durante cuatro noches seguidas y en cuatro ciudades diferentes me alojé en habitaciones 201. Un fenómeno real (insisto) que me obligó a convertirlo en un microrrelato (“Demasiada literatura”) que escribí más tarde (2005) y que presenté al público en un congreso celebrado en la Université de Neuchâtel (Suiza) en noviembre de 2006. Cuento esto porque ese día participaba en una lectura de micros con Ana María Shua y Luisa Valenzuela, entre otros escritores, y mi texto contagió a Luisa quien no sólo estaba alojada en una 201 sino que dicho número la fue persiguiendo en las semanas siguiente durante un viaje que hizo por Italia presentando sus libros (en cada hotel que pernoctaba le esperaba una 201). Eso la llevó a escribir varios micros sobre nuestra amada habitación que primero publicó en La Nación de Buenos Aires y luego recogió en su libro Juego de villanos (2010). Por mi parte, desde finales de 2006 no he parado de sufrir el acoso constante (con intensidades diversas) de esa habitación en un montón de hoteles. Pero la cosa no termina ahí, pues también he contagiado esta ‘maldición’ a otros amigos (algunos de ellos escritores y editores), sobre todo desde que lo pudieron leer en mi libro de cuentos Distorsiones (Páginas de Espuma, 2010). Muchas bromas hemos ido haciendo sobre el asunto hasta que hace unos meses la noticia de que el nuevo Papa había decidido quedarse a vivir en la Suite 201 del Vaticano provocó que José Donayre, gran escritor limeño, me propusiera preparar esta delirante antología de microrrelatos, proyecto al que me apunté encantado.
En 201 participan entre otros un tal Eduardo Berti y autores de España y América Latina como Ricardo Sumalavia, Ana María Shua, Patricia Esteban Erlés, Isabel González, Fernando Iwasaki, Antonio Jiménez Morato, José María Merino, Manuel Moyano, Juan Jacinto Muñoz Rengel, Clara Obligado, Ángel Olgoso, Julia Otxoa, Esteban Dublin, Martín Gardella, Diego Muñoz Valenzuela, Pablo Martín Sánchez, Félix J. Palma, Oscar Sipán, Luisa Valenzuela, Iban Zaldua, Isabel Wageman, Henry Quintanilla, Santiago Eximeno, Wilson Gorj, Sandra Bianchi, Miguel Ángel Muñoz o Miguel Ángel Zapata.

En los próximos días publicaré un par de textos de esta antología.

2 comentarios:

Uol Free dijo...

¡Qué curioso! Yo tengo una habitación 601, y no he contado las palabras, pero dada mi tendencia a la exuberancia, seguro que son muchas más.
http://programademanolibre.blogspot.com.es/2013/04/la-habitacion-601.html

APG dijo...

Sin lugar a dudas,
un texto oulipiano.

Saludos,
APG