13 abril, 2008

Una catástrofe


Hubo una época en que en la calle Florida estaba el McDonald’s más grande del mundo. No sé si esa época ya fue superada. Pero sé, en cambio, que un McDonald’s de Pekín ha superado con olímpica amplitud las dimensiones de esta sucursal argentina. Así como fueron batidas la avenida más ancha y la calle más larga del mundo, también hemos perdido la grandeza de nuestro McDonald’s. Sobrevive, el local, no exento del management universal que se les aplica a todos los miembros de la cadena, pero ya no impresiona casi nada entrar allí. Es cuestión, además, de ser justos. Resulta fácil decir, y creer, que un McDonald’s chino es más grande que el de la calle Florida en Buenos Aires (…). Nada impedirá que nuestros récords sigan derrumbándose y el día menos pensado asistiremos a la caída del Río de la Plata, que dejará de ser, de la noche a la mañana, el más ancho del mundo. Los recursos infinitos que la tecnología está poniendo en manos de países como Corea o Taiwan harán que un amanecer cualquiera un río de morondanga, el Bajo Tanshui, por ejemplo, se haya ensanchado hasta batir el récord argentino y pasar así a las páginas de oro del libro de los Guinness: una catástrofe.~

Juan Martini, “El autor intelectual”

2 comentarios:

Salar dijo...

See Please Here

t dijo...

Eduardo:
Cuando subiste, hace unos días, la entrada sobre los comienzos de novela, recordé el extraordinario inicio de "El autor intelectual" (esa novela, al igual que algunos cuentos de "Los pájaros", muestran de un modo muy inteligente los cambios que sufrió Buenos Aires en los '90):
No me llamo Mauro.
Midori me llama Mauro.