04 junio, 2016

Una película a tu manera

En 1967, Raymond Queneau publicó Un conte à votre façon ("Cuento a tu manera") en "Le nouvel observateur". Se trataba de un cuento de estructura arborescente donde el lector, paso a paso, a medida que se desarrollaba la trama, tenía la opción de elegir entre alternativas posibles. El cuento fue recogido más tarde,  en 1981, en el libro  Contes et propos.

Lo interesante de Un conte... es que (como en Rayuela, de Cortázar) su eficacia depende en gran medida de la complicidad de un lector "activo". De un lector (en el caso de Queneau) que va construyendo una de las tantas versiones potenciales de la historia.

Por ejemplo:

1-Désirez-vous connaître l’histoire des trois alertes petits pois  ?
                   Si oui,  passez à 4.
                   Si non, passez à 2.

2-Préférez-vous celle des trois minces grands échalas  ?
                   Si oui, passez à 16.
                   Si non, passez à 3.

3-Préférez-vous celle des trois moyens médiocres arbustes  ?
                   Si oui, passez à 17.
                   Si non, passez à 21.
...y así sucesivamente, como en una especie de juego de la oca que no funciona por medio del azar, sino por medio del deseo o la intuición del lector.

En su excelente blog (ver enlace: https://ztfnews.wordpress.com/2013/06/03/un-grafo-de-cuento/), Marta Macho muestra el grafo del cuento de Queneau...

 ...y ofrece esta traducción del comienzo:

1-     ¿Deseas conocer la historia de los tres ágiles guisantes?
si sí, pasa a 4
si no, pasa a 2.
2-     ¿Prefieres la de los tres largos y delgados espárragos?
si sí, pasa a 16
si no, pasa a 3.
3-     ¿Prefieres la de los tres mediocres y medianos arbustos?
si sí, pasa a 17
si no, pasa a 21.

En el pasado festival de cine de Cannes pudo verse una película (Late Shift, del director Tobias Weber) donde el público, con su smartphone en la mano, decide la trama que se va desarrollando.

El diario El País, explica de este modo el funcionamiento, que tiene mucho en común con la idea de Queneau:

La propuesta del cineasta Tobias Weber, estrenada en el pasado Festival de Cannes, recupera ese sueño de dar a la audiencia lo que espera, pero incluyendo la tecnología en la ecuación. “Late Shift” es un thriller de acción en el que el público, a través de una aplicación móvil que descargan en sus teléfonos, elije en tiempo real qué acciones debe realizar el protagonista. Weber ha incluido 180 variaciones y ha rodado hasta siete finales diferentes. Cuando la película se proyecta en una sala, la historia avanza según lo que determine la mayoría del público; “todos participan en la fiesta. Es una película democrática” asegura su director.
(El enlace, aquí: http://one.elpais.com/late-shift-una-pelicula-la-decides-final/)





Late Shift ofrece 7 finales distintos y 180 puntos de interacción en los que la trama depende de lo que decida la mayoría de los espectadores (en una sala) o el espectador único (en una sesión privada).




Para terminar, el texto completo del cuento de Queneau:

http://www.infolipo.org/ambroise/cours/immediat/images/queneau_cavf.pdf


Y una versión online del cuento de Queneau:

http://www.e-critures.org/conte/ 

1 comentario:

Analía dijo...

"Estructura arborescente" que expresión mas hermosa.
A Rayuela vuelvo cada tantos años y cada vez la aprecio mejor. Hago los dos caminos mas el camino-biblia, es decir, la abro al azar y leo ese capítulo.
A veces los finales abiertos me abruman me enojan me aburren. A veces amo tanto a un libro y a sus personajes que no llego al final, lo dejo inconcluso para que los que viven en el me sigan rondando. A veces hago poemas de sus prosas. A veces me muero un poco cuando los termino. Me terminan.
No me imagino siguiendo 180 caminos de una película. Aunque creo haber alcanzado esa cifra con La Doble vida de Verónica.
Excepto en las historias donde nuestros protagonistas mueren, podemos seguir con ellos, reinventarlos, llevarlos por las ramas.
Al menos yo lo hago. En mi cabeza somos una multitud.
Abrazos.