08 mayo, 2016

Demasiado largo


 
Todos esos discursos políticos, todos esos informes que se difunden, todos esos artículos que leemos, todas esas obras que pagamos tan caras, todo eso es demasiado largo. ¿De dónde viene esa mala retórica ? ¿Dónde han aprendido nuestros más brillantes alumnos a decir en tres páginas lo que puede decirse en una sola ? No lo sé. Nuestros autores clásicos no son verbosos. Pascal, Molière, La Rochefoucauld, La Bruyère, Voltaire, Rousseau, dicen mucho con pocas palabras. Hasta nuestros poetas trágicos [ … ] ofrecen mucho sentido en un pequeño espacio. Hasta Victor Hugo, que es tan largo a veces, casi hasta aburrir, es más corto que nadie en sus pasajes más bellos. 

Costumbre escolar, sin dudas. No se ejercita a los alumnos a componer una máxima de dos líneas o de un verso, como debería hacerse. Al contrario, se lo incita a desarrollar porque hace falta que su trabajo tenga determinada extensión. La gente se reiría de un profesor que premiase una redacción de cuatro líneas. De este modo, se olvidan los modelos: se sobrecarga en vez de aligerar; de una frase, se hacen tres; se disponen las palabras como si formaran un ejército, para que ocupen  el mayor terreno posible. Es justamente lo contrario lo que habría que buscar. 

Alain, "Propos impertinents"