01 diciembre, 2014

Todos los juegos (y el fuego)


Marcos López y la historia tras la foto:

"Lección uno: hay que hacer lo que a uno se le venga en ganas. Hace  meses que paso con el auto por Avenida Figueroa Alcorta frente a esta  foto de Sara Facio. El famoso retrato de Julio Córtazar. Siempre me  prometo a mi mismo parar el auto, bajar y darle fuego. Encenderle el cigarrillo.

Hoy, que es dia feriado en Argentina, nublado, lluvioso, intuitivamente supe que era el gran día. Me desperté temprano, fuí a un kiosco, compré un encendedor, me crucé la ciudad especialmente hasta llegar al  edificio de Argentina Televisora Color ( creo que ahora tiene otro  nombre), desafié los controles de seguridad, crucé las vallas para  subir al techo de la emisora, y tomé la foto.

Después de hacer  como 30 fotos desde mas cerca/mas lejos/mas fuego/menos fuegos, vino el  guardia y me echó: "Flaco, ahí no se puede". Puse cara de boludo, pedí disculpas y me fuí. Tuve suerte ( ¿suerte?) que el día estaba nublado porque con sol, no hubiera salido la llama del fuego.

No se bien porqué quería tomar esta foto, pero creo que tenía ganas de  hacer público un gesto de afecto y cariño hacia Sara Facio. No importa si uno no sabe bien porqué o para qué hace las cosas. No  importa repetir ideas que parezcan obvias. Chistes simples. Metáforas  obvias. Lo importante es la acción. El deseo. Querer mostrar algo. Demostrar algo.."