06 julio, 2014

Más bromas del Filogelos


1.
Un hombre avaro que escribía su testamento se nombró su propio heredero.

2.
Un hombre le preguntó a su fogosa mujer:
–¿Qué hacemos, querida? ¿Comemos o tenemos sexo?
–Como tú quieras –dijo ella–. No hay ni un mendrugo de pan.

3.
Un hombre, al caer enfermo, le había prometido al médico que le pagaría apenas se curase. Días después, cuando su esposa lo retó por tomar vino a pesar de que tenía fiebre, el hombre dijo: "¿Quieres que me cure y que me vea obligado a pagarle al médico?".


Ya ha escrito en este blog acerca del Filogelos, uno de los libros de "chistes" más antiguos que pudo conservar la humanidad.
Ver aquí mi entrada previa:
http://eduardoberti.blogspot.fr/2009/02/filogelos.html