07 febrero, 2014

Inútil paisaje


Decía Ítalo Calvino que un libro clásico es un libro que nunca acaba de decir lo que tenía para decir. Los intérpretes eximios tienen también algo de eso porque consiguen que las canciones, incluso las más transitadas, parezcan decir algo nuevo, algo que parecía clausurado tras ciertas versiones previas.
Por ejemplo, el notable Milton con una de las canciones más versionadas y más sensibles de Jobim: