15 junio, 2013

Poesía entre dos orillas



(Prólogo de Eduardo Berti a la flamante edición de "Al margen", poesía reunida de Silvia Baron Supervielle, que acaba de editar Adriana Hidalgo)

Afirma Joseph Brodsky en "Para agradar a una sombra" que cuando un escritor recurre a una lengua ajena a la suya, una lengua ajena a su idioma natal, lo hace por tres razones básicas: por necesidad (como Joseph Conrad), por "ambición desmedida" (como Nabokov) o para lograr un mayor extrañamiento o distanciamiento (como Samuel Beckett). Si el caso de Silvia Baron Supervielle hace pensar en Conrad, esto se debe a las razones que motivaron el cambio, pero también al momento en que éste ocurrió: no al cabo de una producción más o menos avanzada (como en las obras de Kundera o Nabokov), ni después de una primera serie libros que suscitaron una especie de cul-de-sac (como en Beckett, que buscó en el francés una solución a la "angustia de la influencia" de Joyce), sino bien al inicio de su periplo artístico, como si cambiar de lengua y convertirse en escritora hubiese consistido en un único gesto.

El caso es más complejo todavía porque el nuevo idioma adquirido no desplazó por completo al anterior: un idioma afectivo y de formación, pero asimismo vigente. "Ciertos escritores transplantados tienen la teoría de que es mejor olvidar la lengua maternal para entrar completamente en la otra. Yo no lo creo. No creo que sea necesario, para escribir, entrar completamente en una lengua, sino más bien mantenerse en su orilla a fin de tener la posibilidad de entrever el reflejo del universo. El lenguaje de un escritor se engendra en la orilla, desde afuera", escribió en su ensayo El cambio de lengua para un escritor (Corregidor, 1998).

Con los años, Silvia empezó a autotraducirse (y esto la acercó a Nabokov y a Beckett) y desarrolló en paralelo una importante tarea como traductora literaria en los dos sentidos posibles: del francés al castellano (Marguerite Yourcenar) y, ante todo, del castellano al francés (Cortázar, Macedonio Fernández, Silvina Ocampo, Roberto Juarroz, Alejandra Pizarnik, Ángel Bonomini, entre otros), siempre de un modo coherente con su concepción del lenguaje de un escritor: "Más que las palabras y sus significados, más que una lengua, yo he buscado traducir la voz del escritor [...]. La literatura no es una lengua, sino un autor [...]. En una palabra, si he traducido por ejemplo algún poema de Borges al francés, lo fundamental, a mi juicio, no es que esté escrito en 'buen francés', sino que se lo reconozca a Borges en esa lengua tal como se lo reconoce en español", puede leerse en el mismo ensayo antes citado.

Fue un "impulso misterioso", según ella, lo que la impulsó a cambiar de idioma como antes y después lo harían Cioran, Copi, Julien Green y Héctor Bianciotti, entre diversos autores que se volcaron al francés. Silvia llegó a París, con la idea de instalarse, en 1961. Por entonces escribía sin pensar en dedicarse a la literatura. No era su primer viaje a Europa pero, a diferencia de los anteriores, fue prolongándose más de lo previsto. Años después, estando aún en Francia, un conocido que no sabía castellano pidió leer un poema suyo. Ella hizo primero el intento de traducir unos versos, pero recordó enseguida la sentencia de Voltaire: "Los poetas no se traducen, ¿acaso puede traducirse la música?". Entonces, sin mucho dudarlo, se puso a escribir directamente en francés.

Versión completa, aquí: