29 mayo, 2013

Objetos falsos





...existen unos objetos de los cuales nadie dirá que son falsificaciones y, sin embargo, de alguna manera son tributarios de otros. Un ejemplo que, por desgracia, siempre está a la mano, es el de las servilletas de papel. Sería raro, aunque la especie es variada, encontrar un comerciante que pretendiera hacerlas pasar por servilleta de tela, así como también sería extraño que alguien, después de usarlas, intentara lavarlas y, quizá, hasta plancharlas. Y tampoco podríamos sostener que las servilletas de papel, los vasos y los platos de cartón son reproducciones a la manera como lo es una fotografía respecto a un cuadro. Esa servilleta grisácea, demasiado pequeña, porosa, sórdida, es, simplemente, un objeto que substituye a otro en una determinada función. El vaso de cartón no simula uno de cristal; es también vaso, sólo que de cartón. Suplanta, no imita o copia.

La introduccion de nuevos materiales acarrea consecuencias: hay acciones que se afectan con el cambio. Una de las maneras clásicas de expresar el furor era coger el vaso y estrellarlo contra la pared. Pero si es de plástico rebota, queda intacto y ese ruido como de juguete de niño sería suficiente para demostrar la cólera.

Alejandro Rossi en su inagotable y siempre delicioso "Manual del distraído"