08 mayo, 2013

La increíble historia de Rodriguez




La increíble historia del músico Sixto Rodríguez y de su renacimiento, narrada en el documental Searching for Sugar man, fue muy bien contada  por Iñigo López Palacios en el diario El País.

Esta es una síntesis del artículo, más extenso y que vale la pena (enlace original):


"Fue pura casualidad”, explica Malik Bendjelloul, el director de Searching for Sugar man, por teléfono desde su casa en Estocolmo. En 2006, con 28 años, este sueco de padre argelino viajaba por África buscando una historia para su primer largometraje. En Ciudad del Cabo, Sudáfrica, entró en una tienda de discos. Al dueño, Stephen Segerman, un melómano local, le apodaban Sugar. “Me pareció un alias gracioso y le pregunté por él”. Así oyó hablar, por primera vez, de Rodriguez. (...)
Rodriguez era un desconocido. Un cantautor de origen mexicano, nativo de Detroit, que publicó dos discos. Cold fact, en 1970 y Coming from reality, en 1971. Nadie hizo caso a aquellos discos. Nadie. Y se esfumó.

Pero, de alguna manera, una copia del primer álbum de Rodriguez llegó a Sudáfrica en 1971. “Alguien que visitó América se hizo con un disco y lo trajo, se lo puso a sus amigos y les gustó. Se expandió muy rápido”, cuenta desde Ciudad del Cabo Stephen Sugar Segerman. Tan rápido se difundió que, según él, si a mediados de los setenta entrabas en un hogar de clase media blanco encontrabas Abbey Road de los Beatles, algo de Simon & Garfunkel y Cold fact de Rodriguez. “En Sudáfrica pensábamos que era uno de los discos más importantes de la historia, así de fácil”. 

Según los cálculos de la película hasta mediados de los noventa las ediciones sudafricanas de los dos discos de Rodriguez vendieron alrededor de medio millón de copias. Según Sugar, sus letras ayudaron a crear el caldo del movimiento antiapartheid. Era un mito. Más grande que Elvis. “Les había llegado la falsa noticia de que se había suicidado. Nadie busca a Jimi Hendrix, porque todos saben que ha muerto”, explica el director. “Cuando empezaron a buscarle lo que querían saber era cómo había fallecido”.

La película narra todos estos acontecimientos. Una historia cuya realización supera la falta de material de la época usando en ocasiones técnicas de animación. Un cuento de hadas exceptuando que nunca recibió el dinero generado por sus discos. “Era tan poco lo que teníamos… Es increíble que, por ejemplo, el material rodado de la primera actuación en Sudáfrica fuera un vídeo de la hija de Rodriguez”, cuenta del momento más emocionante de todo el largo de casi 90 minutos: “Fue en marzo de 1998. Mucha gente pensaba que iba a ser un timo. Cuando apareció sobre el escenario fue como ver, literalmente, a alguien que ha regresado de la muerte”.

Un sitio argentino dedicado en exclusiva a Rodriguez:
http://www.sixtorodriguez.com.ar

(Y un agradecimiento a Luli Do Pazo Otero por haberme puesto en la fascinante pista de Rodriguez)

4 comentarios:

Ronald dijo...

Hoy en La República de Lima, Gabriela Wiener escribe en su columna sobre Rodríguez: http://www.larepublica.pe/columnistas/llamada-perdida/soldados-desconocidos-09-05-2013

Eduardo Berti dijo...


Muchas gracias, Ronald, por el enlace. Es muy bonito eso que dice Gabriela: "Eran tiempos en que todavía existía la posibilidad del soldado desconocido". No estoy ciento por ciento seguro que de esos soldados no existan más, pero sí que es casi improbable que alguien viva, como Rodriguez, 25 años sin saber que su música causa furor a la vuelta de la esquina de la actual aldea global...

Luli dijo...

Gracias por tener en cuenta a los "extraños"

Laura dijo...

Gracias por tener en cuenta a los "extraños"