20 marzo, 2013

Escribir según Ernst Jünger


Muchas novelas dejan tras sí esta impresión: aquí se ha malogrado un buen cuento largo. Es difñicil rehacerlas apelando a las tachaduras, como es difícil sacarse de encima despidiéndose a un visitante aburrido. La falla está en el desarrollo, no en el motivo.

Siempre habrá quienes opinen, cuando no pueden hacer otra cosa, que el lenguaje está agotado.

El efecto más intenso de la crítica, aunque generalmente no se lo busca: que el autor delibere con su demonio personal.

En las épocas en que impera un buen estilo de pensamiento, también se habla bien; desde las cortes y los parlamentos hasta los artesanos y taberneros. Al echar una ojeada retrospectiva, surge el recuerdo de la escena clásica en la que todos los personajes, desde el príncipe a su asesino, aparecían hablando en verso.

Sólo ocasionalmente se logra la coincidencia de contenido y forma. Por ello, libros mal escritos pueden ser interesantes, y otros, bien escritos, aburridos. En ambos está oculto un defecto. El tiempo termina por mostrarlo.

Ernst Jünger, "El autor y la escritura" (Gedisa)

1 comentario:

Gervasium dijo...

Escribir según Fulano, de bertigo, tendría que ser publicado, en un futuro no muy lejano, en forma de libro.