19 marzo, 2013

Aprender a terminar


Te deseo mucha felicidad, le había dicho yo a la novia y fue sin ironía, me acuerdo, mi voz diciendo esas palabras como si yo hubiera deseado, no sé, obsequiarle el don de aquello que yo había perdido, como si la felicidad flotase en el aire  y uno pudiera prestársela, robársela, arrancársela o, incluso, librarse alegremente de ella para no volver a meter allí nunca más los pies.

Laurent Mauvigner, "Apprendre à finir" (Aprender a terminar)



La traducción al castellano de esta notable novela de Mauvigner (publicada originalmente a fines del año 2000 en Les éditions de Minuit) ha sido lanzada hace algunos meses por la editorial Pasos Perdidos, que en su página web (acá) resume así el contenido del libro:  "Aprender a terminar es el monólogo de una mujer que cuida de su marido después de un grave accidente de automóvil y espera que durante esta larga convalecencia pueda renacer su amor. Prepara la casa para cuando llegue del hospital, le cuida, llega a tomar a veces su abandono y su silencio por complicidad, y transforma los meses en que se va recuperando del accidente en una ilusoria luna de miel. Aprender a terminar es la voz de una mujer, de los recuerdos del tiempo en que ambos eran uno solo, de la esperanza de que volverá a ser todo igual y que su regreso a casa es una nueva oportunidad. Aunque él no lo quiera y ella sepa que se engaña. Porque en su memoria también van apareciendo el desmoronamiento cotidiano de su vida anterior, la incomprensión y el rencor en que se había refugiado". Ya sabemos que no siempre son justos o pertinentes los resúmenes de la editoriales; en este caso, está muy bien.