19 enero, 2013

Dos diccionarios





Dos libros con un mismo espíritu: por un lado, Colette Guillemard y un diccionario acerca de la palabras y expresiones de origen culinario en el idioma francés; por el otro, Jacques Jouet y un diccionario del cuerpo humano en las expresiones de la lengua francesa.

En Les mots d'origine gourmande, Guillemard recopila, por ejemplo, desde una acepción de "bechamel" como sinónimo de miseria o de mala situación, hasta la polémica expresión "tonto como un coliflor", que Flaubert solía emplear y que Marcel Proust juzgaba tan injusta como arbitraria.

El diccionario de Jouet (miembro de Oulipo) se llama À bouche que veux-tu y forma parte de la coleccion "Le Souffle des Mots", de Larousse, donde hay otros libros muy interesantes como, por ejemplo, Abracadabrantesque, diccionario de las palabras inventadas por los escritores del siglo XIX y XX, de Maurice Reihms.

Cuenta Jouet, por ejemplo, que la expresión "langue de bois" (lengua de madera), usada para describir el lenguaje acartonado y excesivamente cauteloso de los políticos, por ejemplo, empezó a usarse después de Mayo 68 o, a lo sumo, muy poco antes. Mientras que la expresión "lengua de serpiente" (lengua viperina, lengua filosa) puede encontrarse mucho antes, ya en el siglo XIX.

Acerca de "pequeña muerte" (petit mort) como sinónimo de orgasmo, Jouet se muestra bastante de acuerdo con Georges Bataille cuando afirmaba que dicha expresión llevaba agua al molino de los tabúes y las culpabilidades sexuales.