05 octubre, 2012

El perro melómano



El perro ladra al micrófono y el parlante traduce enseguida a lenguaje humano. Parece haber unos botones. Uno acaso permite escoger a qué idioma se traduce: inglés, francés, alemán, español. No parece haber, en cambio, botonera para elegir la raza de los ladridos: foxterrier, boxer, bulldog, dálmata, labrador, cocker... ¿Los perros hablan, entonces, un solo idioma? En la película Le chien mélomane, de Paul Grimault (1973), Jacques Prévert y su coguionista –el mismísimo Grimault– nos muestran el artefacto en acción. El perro exige un violín. El amo se le da. El perro ladra “guau guau guau” y la máquina traduce: “Soy un pobre perro, pero acaso sea un gran músico”. Parece increíble que algo sí no se hubiese inventado antes. Lo que Gimault y Prévert no muestran es qué ocurriría si un gato utilizase este invento.