26 octubre, 2012

Apariencia y realidad


 
En cierto sentido, todas las novelas tratan acerca de la diferencia que existe entre apariencia y realidad, o sobre el progreso que va de la inocencia a la experiencia, lo cual está muy íntimamente relacionado con la capacidad que tienen los seres humanos –e incluso con su propensión– de ocultar sus verdaderos pensamientos y sentimientos, de proyectar versiones de sí mismos que son parciales o ilusorias y de engañarse los unos a los otros. Los héroes y heroínas de la mayoría de las novelas están envueltos en un mundo social en el que el logro de sus metas requiere un constante reajuste de sus propias creencias, así como la correcta comprensión de los demás. Esto es algo que ilustran a las claras los primeros tres grandes novelistas en lengua inglesa –Defoe, Richardson y Fielding–, aunque de tres maneras muy distintas.

 David Lodge, "La conciencia y la novela" (Península, traducción de Miguel Martínez-Lage)