14 junio, 2012

Héctor Bianciotti


Curioso destino el del escritor: cada vez que inicia un libro, sueña  que será la obra que lo ha de justificar.

Toda obra literaria es una carta enviada anónimamente a ese gran desconocido: el público. En ocasiones, la carta llega con demora o el destinario se olvida de abrirla, y entonces hace falta que unos curiosos, un día, se apoderen de ella para que, al fin, llegue el mensaje.

El innovador que parece haber roto todos los lazos con el pasado se encuentra, muy a menudo, en el mismísimo centro de la tradición; tan solo cierta falta de perspicacia impide que el lector lo advierta y hace que lo clasifique en las filas pronto caducas de alguna vanguardia.
  
Héctor Bianciotti, "Une passion en toutes lettres" (Gallimard, 2001)


Héctor Bianciotti falleció el martes pasado, en París, a los 82 años. Los franceses lo han despedido como un “escritor elegante”. Su elegancia, a decir verdad, era completa. Un estilo vestimentario y literario, como ha escrito René de Ceccatty en el diario Le Monde (aquí). Nacido en la provincia de Córdoba (Argentina), hijo de inmigrantes italianos, Bianciotti partió a Europa en 1955. Pasó por Italia y España. Terminó viviendo en París, escribiendo en francés y siendo miembro de la Academia Francesa, pero en sus libros volvía, poco menos que obsesivamente, a la Argentina. Como la huella del pájaro en el aire (1999) contiene uno de los mejores retratos del último Borges, como bien ha dicho Pedro B. Rey en La Nación (aquí): "Borges murió muy lentamente y en silencio, como un reloj de arena que se vacía. Era el 14 de junio, un sábado. Mi reloj marcaba las siete y cuarenta y siete. Nunca le confesé que escribía. Está bien así".

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me acabo de enterar. Triste.

Tomás David Rubio

Eduardo Berti dijo...

Gracias, Tomás. Sí, una gran tristeza.

Hugo Clerici dijo...

He escuchado, muchas veces hablar de Hector Bianciotti, y siempre de manera elogiosa, pero no he tenido la fortuna de leer ninguna de sus obras, me gustarìa leer "Une passion en toutes lettres",desearía que alguien me diga como, puedo desde aqui, conseguir este libro.
Sin haberlo conocido, lamento profundamente, la desaparición de otro de los argentinos que alguna vez nos hicieron sentir orgullosos, de esta nacionalidad.