01 marzo, 2012

Blues del editor



Autor, entre muchas obras, de un libro sobre los atletas (Les Athlètes dans leur tête, 1988), de otro dedicado al ciclismo (Besoin de vélo, 2001) y de un libro de cuentos consagrado a las "gordas soñadoras" (Les grosses rêveuses, 1981), el escritor y poeta francés Paul Fournel–nacido en 1947, miembro de Oulipo desde 1972– ha plasmado con La Liseuse un libro sobre la lectura y, ante todo, sobre el mundo de la edición y el futuro incierto del libro de papel.

El título es un juego de palabras porque "liseuse" se refiere no únicamente a una mujer lectora, sino que también es el modo con que llaman los franceses al e-reader o lector electrónico.

En una de las primeras escenas de la novela, una becaria entra en el despacho del editor Robert Dubois y le entrega una especie de Kindle. Desconfiado, descolocado, el veterano editor mira el objeto que pesa, con exactitud, 730 gramos. Por vez primera desde Gutenberg el texto y el papel se separan...

Dubois somete a su aparato a varias pruebas. No le gusta a la hora de tomar notas; no soporta que sus apuntes se parezcan tanto al texto, en vez de rivalizar con él. Pronto se plantea una duda:

"Imagina", le dice a otro personaje, "que quisiera prestarte un libro. Si te diera mi liseuse, no solamente me quedaría yo sin nada para leer, sino que, conociéndote, temería que leyeras otro libro de los que hay en su interior. ¿Qué hacer, entonces?"

"La solución es simple", oye a manera de respuesta. "Me regalas una liseuse (algo que, entre paréntesis, tendrías que haberme regalado hace ya tiempo) y, gracias a la técnica del blue tooth, deslizas de tu e-reader al mío el libro que querías prestarme. Es simple, es fluido y, debo decirlo, es bastante sexy".

Dubois está cerca de jubilarse y, en otro momento del libro, cavila qué ha sido lo malo de ese oficio que ha ejercido con semejante pasión:

"Lo que le reprocho a este oficio es que me ha impedido tanto que leyera lo esencial, los autores con trayectoria, los textos ya sólidos, a favor de esbozos, proyectos, perspectivas, cosas en desarrollo. A favor de lo informe. En nombre de un futuro que no veré y que proclamará, sin dudas, que me he equivocado en mis elecciones..."