05 enero, 2012

Mendigos

Ilustración de Max AGUIRRE para La NACION de Argentina

Cuento inédito en el especial de "Vacaciones" de ADN/La Nación

Las cosas no estaban saliendo como Sol las había previsto. A última hora Maribel llamó y le dijo que su novio no se sentía nada bien y que iba a quedarse a cuidarlo. Maribel con novio, muy inesperado... Una no puede irse un mes de vacaciones sin que pasen cosas raras. En la voz de Maribel, para peor, Sol había detectado una alegría algo fuera de lugar. Sí, la voz había pronunciado con euforia la palabra mágica. Tres veces. Novio novio novio. Sin tomarse la molestia de citar siquiera el nombre del enfermo. Ahora Sol sabía por Susi que se llamaba Salvador y que tenía veintiocho años. Lo segundo no lo esperaba. Un novio más joven, un novio de su edad, eso es lo natural, no un novio casi diez años mayor. Pero Susi alzó los hombros, señal de que en el fondo le daba lo mismo: visiblemente hoy nada le importaba más allá de su computadora. Era nueva, por lo menos Sol no la había visto antes. Todo al revés, todo fuera de lo planeado. Una que quiere encontrarse con sus dos mejores amigas y sólo lo cumple a medias. Una que quiere hacerlo en su casa, o sea, en casa de sus padres, y Susi con otro entusiasmo: Mejor vení, de paso te muestro mi nueva adquisición.

(La continuación: acá)

1 comentario:

Anónimo dijo...

No me gustó para nada.Final endeble, principio comercial, poco y mal llevado suspenso. Algunas buenas y bien logradas ténicas narrativas. Fondo: 0