17 mayo, 2011

Abecedario macabro



El norteamericano Edward Gorey (1923-2000) fue uno de los ilustradores más originales y secretamente populares de los últimos años y su influencia resulta palpable en artistas como Tim Burton. Así lo describe Álvaro Vélez en un artículo más extenso (esto es sólo un fragmento) que publicó en su momento la Revista de la Universidad de Antioquia, Colombia:
En un principio, durante la década de los cuarenta, Gorey trabaja como ilustrador y diseñador de portadas de libros (algunas de las cuales eran para obras de Kierkegaard y Kafka), sin embargo en 1953 comienza a elaborar sus propios libros y ante la negativa de varios editores decide iniciar un proceso de auto publicación creando su propia editorial: Fantod Press. Por ser un autor inclasificable, sus obras no han encontrado el estante adecuado para ser exhibidas en las librerías –como en el caso de su libro The Loathsome Couple (La pareja repugnante), que narra e ilustra, en tono jocoso, la historia real de una descuidada pareja de infanticidas que dejan caer, en un autobús abarrotado de gente, fotos de sus delitos–. Es que la obra de Gorey raya con lo grotesco sin ser prohibido, con lo prohibido sin ser asqueante, con el asco sin causar repugnancia; no es un Mike Diana regocijándose con sucias blasfemias pornográficas, o un Robert Crumb sacando sus propios “trapitos al sol” acerca de sus perversiones sexuales. Gorey está más cerca de un sentido decimonónico de la vida, de una cierta melancolía por la existencia y es por eso que se presenta mucho más interesante. Sus ilustraciones, en su gran mayoría acompañadas de versos –las clásicas composiciones infantiles, tan comunes en autores como Lewis Carroll, como el limerick y el spell o el antiguo irlandés, el oed–, son piezas creadas en plumilla, en parte deudoras de los grabados románticos clásicos (como los de Gustave Doré), de las narraciones gráficas de principios de siglo XIX, como las aucas iberas y de las ilustraciones de la prensa y los folletines de la era victoriana y de la Inglaterra eduardiana. De esta forma Gorey compone las más inclasificables historias, dibujos y versos que nos hablan, por ejemplo, de The Gashlycrumb Tinies (Los pequeñines macabros), una pieza pedagógica y musical en donde Amy, Basil, Clara y otros niños esperan inconscientes un final funesto descrito en feroces versos: " A is for Ami who fell down the stairs ", " B is for Basil assauted by bears ".
Este es el "Abecedario macabro" de Gorey:



Otra versión (esta vez animada) del alfabeto en:
http://www.freewebs.com/goreyfan/

4 comentarios:

Wilber Frisancho dijo...

Hola Eduardo.
Leí con mucho entusiasmo tu antología navideña y me quedé estupefacto con El Regalo de los Reyes Magos.También te comento que estoy concursado en el certamen organizado por la editorial Macedonio y ya envíe el relato, pero no me ha llegado ningún mensaje de confirmación.Quisiera saber si es necesario?
Muchas gracias
Wilber.

El Gato dijo...

Para un informe más completo sobre Gorey, te recomiendo que veas las entradas de este blog

http://www.culturaimpopular.com/etiquetas/edward-gorey

Palmer, quien lo lleva es un notable tradoctor y editor.

Y, para encontrar libros de Gorey en español

http://librosdelzorrorojo.blogspot.com/

una editorial con sede en Barcelona, pero que sospecho propiedad de argentinos.

Estuvieron en la última Feria del Libro, y allí me puede comprar "Los pequeños macabros" (el libro del alfabeto) en una preciosa edición.

Ojalá los datos te hayan servido.

Un saludo.

Eduardo Berti dijo...

Gato: Muchas gracias por los datos, como siempre.

Wilber: La verdad es que no tengo idea si es necesario. Convendría que les preguntes a los organizadores, es decir a la Internacional Microcuentista. Podés contactarlos vía su blog, claro.

Anónimo dijo...

como estas? su espacio online es muy bueno,esto es la tercera vez que hay visitado su pagina, buen espacio!
hasta