05 diciembre, 2010

Más acá



OSCURIDAD.

Una pequeña lámpara se enciende y su escasa luz sólo dejar ver la mesita sobre la que reposa y, junto a esta, una silla. Un hombre joven irrumpe en el espacio iluminado. Se le nota intranquilo. Tras mirar alrededor con movimientos rápidos, se sienta en la silla. Con gesto concentrado, rompe a hablar:

HOMBRE JOVEN: Espíritu, si estás allí, da dos golpes.

En el silencio de la habitación resuena un único golpe. La lámpara se apaga.


Pequeño cuento incluido en "Distorsiones", de David Roas.

http://www.conoceralautor.com/obras/ver/ODMy