29 diciembre, 2010

El otro Borges


Por Eduardo Berti


Es sabido que Borges concibió "Pierre Menard, autor del Quijote", relato que divide en dos su obra, bajo el influjo de una severa fiebre que lo tuvo hospitalizado, al filo de la muerte. Menos sabido es cómo cayó tan enfermo. Cuenta José Bianco en un artículo que todo se debió a un accidente en casa de la escritora chilena María Luisa Bombal. "Se echó hacia atrás y se golpeó la cabeza con el filo de una ventana entreabierta", dice Bianco. "Lo curaron, lo vendaron y le dejaron en la herida un pedazo de masilla". Consecuencia: septicemia fulminante. Por aquel entonces no existían los antibióticos.

El accidente es el mismo que en el cuento "El sur" sufre Juan Dahlmann. Oscuro bibliotecario (como Borges), mezcla de sangre criolla y germánica (también como Borges), Dahlmann golpea con su cabeza contra el batiente de una ventana inoportunamente abierta.

Ya curado, Borges resuelve escribir "Pierre Menard" con el fin de probar su cordura y de plasmar algo absolutamente distinto de lo que había hecho hasta entonces. A partir de este cuento original, fantástico y metafísico, su literatura -- vuelta a nacer sólo en cierto sentido -- se aparta más del criollismo y apunta a una internacionalidad que finalmente adquiriría.

¿Puede leerse "El sur" como el relato del "otro" camino que el "otro" Borges podría haber tomado al salir del hospital? Recuperado del mismo accidente, Dahlmann elige la barbarie en vez de la civilización. Viaja al sur y en una pulpería le arrojan una daga a los pies: imposible rechazar el desafío. "El sur" pertenece a esa gama de relatos borgeanos en los que, según sostiene Beatriz Sarlo, "el mundo criollo o indio toma una revancha sobre el espacio urbano o letrado". Dahlmann no sólo sabe de memoria buena parte del Martín Fierro. A su modo, lo reescribe como Menard reescribe el Quijote: gracias a la anacronía. "A la realidad le gustan las simetrías y los leves anacronismos", sostuvo Borges en aquel cuento. ~

4 comentarios:

Susan Urich Manrique dijo...

Berti, gracias por este post!!!!!

Eduardo Berti dijo...

De nada, Susan. Un saludo.

El Gato dijo...

Che, Eduardo, aparte de que "masilla" es con "s", según creo recordar, Alicia Jurado dice que el accidente fue porque Borges bajaba corriendo una escalera en la que había una ventana abierta y que el cuento que escribió fue "El acercamiento a Almotásim". Este cuento aparece en "Historia de la eternidad" (1936, creo), que es un libro anterior a "Artificios" (1944), donde sale "El Sur". Habría que verificar las fechas de publicación en la revista de la Ocampo, pero no creo que ni así se puedan confirmar fecha de accidente y cuento pergeñado. He escuchado otras variaciones sobre esta historia, que, además, remiten a otros cuentos y a ciertas lecturas que le hacen a Borges mientras está internado, lo cual hace pensar que quizá el viejo manipulaba la realidad para forjar un mito personal. Es probable ¿no?

Eduardo Berti dijo...

Es muy probable, querido Gato. En todo caso, no hay dudas de que corregir "masilla" (lo que haré ahora mismo) será más fácil que saber la verdad acerca de este episodio. Un gran abrazo.