07 noviembre, 2010

Resoluciones para la vejez

Jonathan SWIFT


En 1699, cuando tenía 32 años de edad, Jonathan Swift (1667–1745) concibió una serie de "Resoluciones para cuando sea viejo":

1. No casarme con una mujer joven

2. No buscar la compañía de jóvenes a menos que la deseen
realmente.

3. No ser malhumorado, arisco o suspicaz.

4. No burlarme de las costumbres, dichos y modas actuales.

5. No encariñarme con los niños.

6. No repetir lo mismo a la misma gente.

7. No ser avaro.

8. No descuidar los buenos modales ni la limpieza personal.

9. No ser muy severo con los jóvenes y tolerar sus locuras y debilidades.

10. No excederme a la hora de dar consejos y darlos tan sólo a quienes me los piden.

11. Rogar que algún buen amigo me diga cuál de estos propósitos he incumplido o descuidado, de modo tal que pueda corregirme.

12. No hablar mucho, y menos de mí mismo.

13. No alardear de mi anterior prestancia, de mi fuerza de otrora o de mis pasadas conquistas amorosas.

14. No hacer caso de adulaciones ni concebir que pueda ser amado por una joven, et eos qui haereditatem captant, odisse ac vitare (y escapar de los cazadores de herencias)

15. No ser dogmático o terco.

16. No tomar muy en serio la observancia de estas reglas, no vaya a ser que no cumpla ninguna.