24 noviembre, 2010

El amor


La señorita N, a cargo de un curso en la escuela, al volver a su casa se entera por una amiga de que X, al parecer, está enamorado de ella y se apresta a pedirla en matrimonio. N., que no es hermosa, nunca ha pensado en casarse. Una vez en casa, tiembla de terror durante horas y horas. No duerme, llora, y al alba, finalmente, se enamora de X. Pero al mediodía le dicen que no era más que una simple suposición y que X no se iba a casar con ella, sino con Y.

Incluido en el "Cuaderno de notas", de Anton Chéjov

3 comentarios:

Martín dijo...

¡Qué bueno Eduardo! Gracias por compartirlo. Un abrazo

Chimista dijo...

Impresionante el texto. ¡Cómo se puede sugerir toda una vida en tan pocas líneas! Un saludo.

Gervasium dijo...

Cuando leí ese relato -en la primera edición del Cuaderno, dicho sea de paso-, me pareció genial. Qué buena noticia que un libro así, y publicado por La Compañía, alcance la segunda edición. Todavía "quedamos" lectores de buenos libros.