15 noviembre, 2010

Borges y los gatos

Esto ya se está pareciendo a un blog dedicado a las mascotas, después de tantos textos que hablan de gatos y perros (y tal vez sea éste el destino secreto de bertigo, quién sabe), el caso es que este fin de semana, casi al mismo tiempo que yo publicaba mi entrada de aquí abajo, Clara Obligado colgaba en el blog de su Taller de Escuela Creativa una serie de textos acerca de Borges y los gatos, por ejemplo:

Nadie cree que los gatos son buenos compañeros, pero lo son. Estoy solo, acostado, y de pronto siento un poderoso brinco: es Beppo, que se sienta a dormir a mi lado, y yo percibo su presencia como la de un dios que me protegiera.

(Así cuenta Borges su relación con los gatos. En la fotografía, el autor con su gato Beppo)


En el blog del Taller, un poema y un fragmento de "El sur" que también hablan de gatos.
Enlace: http://talleresdeescrituracreativa.blogspot.com/2010/11/borges-y-los-gatos.html

Se cuenta que, en sus últimos años, Borges tuvo dos gatos que fueron especiales para él. Uno se llamó Odín; el otro, el ya mencionado Beppo, se llamaba igual que un famoso soneto que
Lord Byron escribió en Venecia, en 1817.

A Beppo, Borges le escribió este otro poema:

El gato blanco y célibe se mira
en la lúcida luna del espejo
y no puede saber que esa blancura
y esos ojos de oro que no ha visto
nunca en la casa son su propia imagen.
¿Quién le dirá que el otro que lo observa
es apenas un sueño del espejo?
Me digo que esos gatos armoniosos
el de cristal y el de caliente sangre,
son simulacros que concede el tiempo
un arquetipo eterno. Así lo afirma,
sombra también, Plotino en las Ennéadas.
¿De qué Adán anterior al paraíso,
de qué divinidad indescifrable
somos los hombres un espejo roto?


7 comentarios:

Carolina dijo...

Pues ¡qué vivan los gatos!

Susan Urich Manrique dijo...

Me fascina Borges, y me fascinan los gatos, gracias por este post.

Víctor dijo...

Mi comentario iba a ser: "Guauuu, menudo blog de zooliteratura", pero me callaré la primera palabras, no vaya a ser que provoque una escampada gatuna.

Un abrazo, Eduardo.

Anónimo dijo...

Estaba buscando informacion de este tema, gracias. newegg code
nursing scholarships

Clara Obligado dijo...

Podríamos recomendar, ya que se tercia, y ya que hablas también de libros de crítica, un librito que se llama "Baudelaire y los gatos", de Jakobson, creo, un texto que me cambió por completo la manera de leer. Eso fue en alguna de mis otras vidas, así que tal vez el dato no es del todo correcto...

Anónimo dijo...

Yahoo displayed your blog when I looked for a specific keyword, that’s why I ended up here. Anyway, you have a great article, it’s worth reading and worthy of my time.


mobilier de bucatarie

Bunito dijo...

Hola bertigo:
Muy casualmente he dado contigo buscando los poemas de Borges y los gatos. Te haré una pregunta que quizá no sepas contestar, pero no importa, lo importante es establecer un contacto. Hay una foto de Borges (que yo he visto una vez en Buenos Aires) en la que Odín está sentado en su rodilla. Resulta que yo soy Borgiano hasta la médula y también gatófilo perdido; sobre todo, y aquí viene lo interesante, amante de la raza felina abisinia, ¡a la cual pertenece Odín! Mi gato (abisinio) Gordon me acompaño durante muchos años y nunca dejo de pensar en él. En fin, que me gustaría conseguir esa foto de la que he hablado antes, pero hasta ahora no lo he conseguido. Para julio iré a la Argentina, vamos a ver si tengo suerte. Quizá vos tengas una pista para darme, pero no es obligación.

Un abrazo,
Rubén Chapp y Mazar